La Camara de Sanatorios de Concordia anulo el convenio con el Iosper

carlos arizabalo

Carlos Arizabalo

La Cámara de Clínicas y Sanatorios de Concordia decidió dejar de atender a los pacientes de IOSPER bajo esa mutual para hacerlo de manera particular. Por medio de un comunicado oficial, la organización adujo que «se ha llegado a esta lamentable situación ante la inexplicable y caprichosa actitud del IOSPER de negarse a firmar un convenio con nuestra institución».

Más tarde, el presidente de la cámara, Carlos Arizabalo, especificó en Oíd Mortales Radio la situación en la que está envuelta la organización.

«Todos los años hay que renovar el convenio que IOSPER hace con la asociación de clínicas (ACLER), pero por decisión nuestra nos consideramos en capacidad de dejar el convenio que teníamos con ACLER para tener un convenio directo con la Cámara Sanatorial de Concordia que creemos que será más satisfactorio».

Sin embargo, «el IOSPER inexplicablemente no aceptó y ahora estamos sin el convenio previo y sin el actual, estamos sin contrato con la obra social. Esta situación es una imposición autoritaria, nos obligan a tener un convenio que no queremos y se nos niega participar en el contrato que deseamos, así que hoy en día nosotros deberíamos estar con un nuevo convenio pero no lo estamos.

 

EL IOSPER, EN SILENCIO

 

«El IOSPER ni siquiera se ha comunicado, lo único que ha hecho es un cruce judicial que es inconducente porque nosotros queremos tener un convenio directo con la Cámara Sanatorial de Concordia, una organización que tiene personalidad jurídica y todo lo necesario para que el convenio salga adelante. Esta maniobra debería salir adelante pero está trabada inexplicablemente por IOSPER que no nos ha transmitido nada».

Aclaró luego que «si a partir de ahora nos responden y nos convocan para hacer un acuerdo lo hacemos con gusto, pero esto es un grave problema porque se está comprometiendo la atención a sus afiliados».

Comentó más tarde que «esta es la única vez que ha pasado algo así. El IOSPER es una obra social central en el plano financiero de los sanatorios, ya que constituye el 54% de la capacidad de atención de los sanatorios. Atrás de lo que hoy nos sucede se compromete la viabilidad económica de seguir atendiendo, pero a través de esta medida queremos armonizar las condiciones de trabajo».

 

¿ENOJADOS CON ACLER?

 

Arizabalo marcó distancia de estar en un conflicto con ACLER: «ACLER tiene su vigencia y es portadora del convenio general de toda la provincia. Sin embargo, nosotros no estamos de acuerdo con algunas medidas que son específicas de Paraná y que no nos son útiles, y tenemos un interés que no coincide con los de la capital. Por eso no estamos aceptando todas las condiciones y tenemos una mirada distinta de cómo atender los sanatorios, lo que desencadenó en conformar la Cámara Sanatorial de Concordia que tiene capacidades óptimas para lo necesario en esta región».

Agregó que «los profesionales que trabajamos en esta organización tenemos años de experiencia y sabemos bien los graves problemas que tenemos en los sanatorios. La gente tiene que saber que tenemos una disminución de camas desde hace 20 años y hay un grave problema habitacional. Se cerraron varios sanatorios, como el Ferroviario o el de La Carne, y no hay apoyos de condiciones para desarrollar más capacidad».

Cerró asegurando que «esto es parte de una crisis que no se atiende, la salud está en una situación crítica. El efecto inflacionario ha generado un caos financiero en todos los sanatorios y un bloqueo de los aranceles de las obras sociales que son importantísimos para la viabilidad del trabajo».

Fuente: concordia.elentrerios.com