“La UCR esta partida en pedazos y asi no puede aspirar a representar a nadie”, opino Lafourcade

El ex presidente de la Cámara de Diputados de Entre Ríos, Adolfo Lafourcade, sostuvo que hoy la Unión Cívica Radical (UCR) “está partida en pedazos y hecha un caos, por lo tanto, así no puede aspirar a representar a nadie”. “Pareciera que más que aspiraciones personales hay ambiciones personales, porque aspiran a perseverar en política en cualquier cargo”, cuestionó y luego lanzó: “Creo que en la UCR no ha habido buenas estrategias o los hombres que conducen el partido no están a la altura de sus responsabilidades. Hoy somos la alfombra del Pro en Entre Ríos y también en otros lugares de país”, manifestó el dirigente radical.

“Hoy la UCR está totalmente atomizada. Desde 2003 que terminé mi diputación pidiéndole juicio político a mi propio gobernador, que quizás de esa forma hubiéramos salvado el gobierno del partido si así hubiera sido. Veo con profunda preocupación el drama de la fragmentación del radicalismo con candidatos que no tienen avales morales, que no tienen las trayectorias que dicen tener y donde evidentemente cada cual defiende su propia ‘quintita’, todo eso ha hecho que un caos de esto”, reconoció el dirigente en declaraciones al programa A quien corresponda (Radio De la Plaza).

En ese sentido, añadió: “En la convención de Gualeguaychú había posiciones de todos los radicales que queríamos que se concretara una interna nacional amplia y grande, que se representara lo que se había destruido por los propios dirigentes de Unen, como fueron Elisa Carrió, que ojalá se hubiera ido con el Pro. Ella es una persona que quiere hacer política destruyendo al de enfrente y en esa estrategia se sumó Ernesto Sanz, uno de los dirigentes más lucidos que tenía la UCR, pero no entiendo cuáles fueron las razones que lo llevó a chocar contra aquellos que decían que si había una interna tenía que ser también del Pro, la Coalición Cívica, el Frente Renovador y la UCR. Por todo eso hoy terminamos siendo los ‘chirolitas’ del Pro. Y se sabe que el error se paga caro en política”.

“Todo este armado que se hizo es de dirigentes que no condicen con su historia política personal y aparece gente repugnante al partido a los ojos de cualquier ciudadano que conozca de política, como son los Raimundi o los Mariotto”, lanzó.

Asimismo, recordó que “desde 2003 me harté de la política, incluso fui ignorado, porque cuando Sergio Montiel fue gobernador en el ‘99 fue gracias el voto masivo de Concordia. Yo fui presidente de la Cámara de Diputados y tuve muchos desencuentros porque violó la ley y el mandato de la Asamblea Legislativa, desvió partidas e hizo todo lo que hoy vemos que hacen los gobernadores, pero en aquella época eso era intolerable. Por eso presentamos, un poco tarde quizás, el pedido de juicio político contra el gobernador. A eso lo hicimos junto con Santiago Reggiardo, Manuel Fortuny y Ana D’Angelo, con quienes firmamos el despacho”.

Luego se le consultó sobre los disidentes que propiciaron el juicio político y se recordó que el único que “sobrevivió” fue Julio Rodríguez Signes, hoy fiscal de Estado del gobierno de Urribarri: “No sólo sobrevivió sino que fue el ariete para desplazarme de la Cámara de Diputados. Es un hombre sin escrúpulos, que no tiene reglas ni conducta, pero que es muy inteligente para lo que sea que carezca de transparencia. No solo sobrevivió a eso, sino que es alguien que va a arrastrar ese estigma de llegar a cualquier cargo aunque sea de otro partido porque dentro de la UCR ya no tiene cabida”.