La Vicepresidenta volvió a embestir contra la Corte Suprema

Cristina Kirchner publicó una extensa carta titulada “Breve crónica de la decadencia” en la que repasa el accionar del máximo tribunal desde que asumió Mauricio Macri. Desde su rol como presidente del Senado y con el tramo final de la causa “Vialidad” en pleno desarrollo, donde enfrenta la posibilidad de condenas de entre 5 y 16 años de prisión, lanzó todos sus dardos contra la justicia en un gesto que reviste profunda gravedad institucional.

Mientras se lleva adelante la fase final de la causa «vialidad», en la que podría ser condenada hasta a 16 años de prisión, Cristina lanzó su ataque a la Corte Suprema y el poder judicial.

Cristina Kirchner publicó una extensa carta acompañada de un video de casi 15 minutos en la que critica en muy duros términos a la Corte Suprema y hace una especie de cronología sobre cómo evolucionó el máximo tribunal desde que asumió Néstor Kirchner hasta la actualidad. “De la Corte ejemplar a la Corte de los cuatro: breve crónica de la decadencia” es el título de la presentación, que se enfoca, principalmente, en el accionar de la Justicia con Macri en el poder y en los últimos tres años.

“En el año 2003, a pocos días de asumir y ante la amenaza pública de dolarizar la economía formulada por el presidente de la Suprema Corte de Justicia de aquel entonces….el presidente Néstor Kirchner se dirigió al país por cadena nacional anunciando que enviaría a la Cámara de Diputados el pedido de juicio político de los integrantes de aquella Corte, que formaban la popularmente conocida ‘mayoría automática’. A partir de esa decisión y auto limitándose en sus propias facultades para proponer los candidatos, Néstor Kirchner construyó una Corte Suprema de Justicia que fue catalogada por propios y ajenos como una Corte ejemplar”, comienza el texto.

Luego, rápidamente, salta al 2015 para marcar que allí comenzó la decadencia: “El 10 de diciembre de 2015 asumió como Presidente de la Nación Mauricio Macri. Apenas 4 días después tuvo lugar un hecho de extrema gravedad institucional: en abierta y flagrante violación de la Constitución Nacional, Macri firmó un decreto designando en comisión a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz como miembros de la Corte Suprema, quienes, a su vez, aceptaron ser designados de esa forma, violentando la misma Constitución que ellos debían respetar y hacer respetar a todos los ciudadanos”.

“Paralelamente, en los Tribunales de Comodoro Py se inventaba un nuevo método de privación de la libertad que se conoció como la “Doctrina Irurzun”. La misma consideraba que los funcionarios del gobierno peronista finalizado el 10 de diciembre de 2015 conservaban un ‘poder residual’ y por lo tanto debían ser privados de su libertad para no ‘obstruir’ las investigaciones que se hicieran sobre cada uno de ellos. Así, se encarceló a mansalva a dirigentes políticos, sindicales y hasta empresarios de medios no afines con el gobierno de Mauricio Macri. Esa ‘nueva’ Corte no sólo convalidó la persecución que aún continúa, sino que además se transformó en un lugar de permanentes intrigas palaciegas y disputas de poder por la presidencia del cuerpo y los recursos del Poder Judicial”, continúa el texto.

Sobre este tema, completa: “Esa lucha culminó el 22 de septiembre de 2021, en un verdadero y auténtico escándalo: una Corte fracturada eligió a Rosatti y Rosenkrantz como presidente y vice. La decisión se tomó con la ausencia de los otros dos miembros y Rosatti tuvo que autovotarse para poder ser presidente; igual que en la época de la mayoría automática con Nazareno, el mismo que había amenazado al presidente Néstor Kirchner con la dolarización”.

La Vicepresidenta le atribuyó varios párrafos a los cuatro miembros de la Corte que permanecen luego de la renuncia de Helena Highton de Nolasco: “Comenzaron a salir a la luz otros escándalos. El vaciamiento por cifras millonarias de la obra social del Poder Judicial, administrada por el médico personal y familiares de uno de los cuatro cortesanos. Causas penales contra el nuevo presidente de la Corte por enriquecimiento ilícito y otra vinculada a su pasado como Intendente de la ciudad de Santa Fe, en la que recusó al Juez que lo investigaba y sospechosamente logró apartarlo”.

Y agrega: “Así es como en el año 2021 sucede algo realmente increíble: después de 15 años de vigencia ininterrumpida (lo que equivale a casi cuatro períodos de gobierno) la Corte de los cuatro declara inconstitucional la Ley del Consejo de la Magistratura sancionada en el año 2006; a la luz de la cual se designaron más de las dos terceras partes de los magistrados que conforman hoy el Poder Judicial de la Nación. Peor aún. ‘Resucitan’, además, la ley anterior que establecía que el Presidente de la Corte Suprema presidía el Consejo de la Magistratura”.

“Queda claro entonces que el objetivo no sólo es la Presidencia de la Corte, sino intervenir directa y explícitamente sobre todos los magistrados, proteger a Bruglia y Bertuzzi (designados a dedo por Macri en la Cámara Federal), garantizar su propia impunidad y, fundamentalmente, continuar con la persecución”, concluye la ex presidenta.

En otro fragmento, Cristina Kirchner hizo referencia a la causa Vialidad y criticó que los medios informaran anticipadamente cómo iba a fallar la Corte: “Con tres años de demora, la Corte de los cuatro falló exactamente como anticiparon esos medios: rechazando todos y cada uno de los recursos y las medidas de prueba que habíamos solicitado. Fue un fallo totalmente atípico. A la falta de argumentación jurídica y el lenguaje ofensivo utilizado -llegando a citar como antecedente el del genocida Jorge Rafael Videla-, se le sumó el prejuzgamiento explícito y descarado de los cuatro cortesanos, como un aval anticipado para la condena que, tal como dije el 1 de diciembre de 2019 ante el Tribunal Oral, ya la tienen escrita y creo, a esta altura, hasta firmada”.

La titular del Senado concluyó su carta con un mensaje hacia los argentinos con un contenido similar al que alguna vez reprodujo en sus apariciones públicas, haciendo hincapié en cómo, según su visión, la Corte interfiere en la vida diaria de los ciudadanos.

“Es también el mismo Poder Judicial que permitió, a través de distintas medidas cautelares, que se evaporaran de las reservas del Banco Central más de 2.000 millones de dólares, complicando aún más las finanzas del país luego del criminal endeudamiento tomado por Mauricio Macri, que alcanzó extremos inimaginables con el increíble préstamo de 45.000 millones de dólares del FMI. Endeudamiento criminal que ningún fiscal ni juez ha decidido investigar aún”, sostuvo.

Y añadió: “Por si algo faltaba como prueba, el pasado viernes Bruglia y Bertuzzi (los puestos a dedo por Macri en la Cámara Federal y ahora custodiados por Rosatti en el Consejo de la Magistratura) confirman, una vez más, su rol de guardianes de la impunidad macrista: junto a Llorens, salvan a Macri en la causa de espionaje a los familiares de las víctimas del ARA San Juan, la tragedia más grande de la Armada Argentina en tiempos de paz”.

“De esta manera, el Poder Judicial devenido en Partido Político protector del macrismo y perseguidor de los dirigentes de las distintas fuerzas que se le oponen, coloca a los ciudadanos y ciudadanas en situación de libertad condicional. Los argentinos y las argentinas deben saber que será muy difícil mejorar las condiciones de vida de todos y todas con esta Corte y con este modo de funcionamiento del Poder Judicial, en donde las condiciones de igualdad ante la Ley son letra muerta de la Constitución”, continuó CFK.

Y concluyó: “Nada puede funcionar en un país si carece de un Poder Judicial que tenga legitimidad. Legitimidad que sólo se logra a partir de la credibilidad y el respeto que sobre sus decisiones tenga la ciudadanía. Pienso y creo, sinceramente, que todos los Partidos Políticos de la República Argentina; de izquierda a derecha y pasando por el centro, tienen un imperativo categórico y republicano: el de construir, como hizo Néstor Kirchner en el 2003, con apenas el 22% de los votos y en el marco de una crisis institucional sin precedentes en la historia contemporánea, una Corte de la que todos y todas podamos volver a sentir orgullo”.