Leales a la tradición de la traición (Áspero resumen de realidad)

Emiliano Damonte Taborda para Elaguijonnoticias.com.ar

Che… yo pensé que era joda. Pero no lo invitaron a ningún lado. Hasta último momento esperé que apareciera de sorpresa en algún acto, pero no. Pispeé varias veces por detrás de Máximo a ver si lo tenían escondido. Nada che. Nadie quiso la foto con Alberto el día de la Lealtad Peronista.

Albert!!! Si se acercan enmascarados desconfiá!!!!!
Albert!!! Si se acercan enmascarados desconfiá!!!!!

Emblema de lealtad

Una bella definición de Silvia Mercado, con quien compartí el domingo a la noche una hora encantadora en Radio Ciudad conversando sobre su último libro: “El presidente que no quiso ser” (recomiendo su lectura con seriedad y entusiasmo), dice que el Peronismo “es un sistema de creencias compartido por todos los argentinos. Aún por los que no son peronistas (El relato peronista; Silvia Mercado; Editorial Planeta 2015).

Si nos apegamos a esa definición de Mercado, que considero acertadísima, La Cámpora es un genuino e ingenioso invento peronista. Usa el nombre de Héctor Cámpora, cuyo único atributo reconocido es la “lealtad”, como nombre de una organización que nace con la única idea de traicionar al Peronismo. Se crea una ilusión, una creencia a partir de un símbolo caprichoso.

La Cámpora, es la organización que busca desplazar del centro de la escena política, y esencialmente del control de las cajas importantes, al peronismo “tradicional”, a los sindicatos y en general a cualquiera que no sea el Kirchnerismo. La Cámpora es el emblema de la traición del kirchnerismo al peronismo, y al mismo tiempo uno de los más eficaces y genuinos inventos peronistas.

Se puede decir que cuando el peronismo se traiciona, no se traiciona.

17 de octubre de 2022

Ayer fue 17 de octubre, probablemente uno de los más bizarros a los que le haya prestado atención. El Presidente Alberto Fernández inaugurando un tramo de autopista y anunciando emisión, con más “platita” y televisores en cuotas, mientras el país languidece aplastado por la inflación, dejó de ser cómico. Por más despeinado que esté.

Los sindicalistas “blandos”, dicen que los quieren dejar afuera y que se van a constituir en fuerza política para disputar los espacios que queden de este zafarrancho en retirada.

Máximo Kirchner hizo un discurso de verdad “incomprensible”, pero no por absurdo, sino por incomprensible, desarticulado, mal redactado y mucho peor expresado. Yo entendí que pidió una “suma fija” para los trabajadores a fin de año y dijo algo sobre “traición a los trabajadores”, sin embargo no logré entender quién es que los había traicionado. ¿Massa, Alberto Fernández, Cristina Kirchner, Moroni, Moyano, los “blandos”?

Pablo Moyano le dio por ganada la elección del año próximo a Juntos por el Cambio y advirtió que “vienen con la reforma laboral bajo el brazo”, para terminar amenazando diciendo que “van a tener un quilombo…”

De Kicillof no hablo. Se le entiende menos que a Máximo.

Katopodis la semana pasada dejó una frase que lo deja a pasitos del premio de Lanata del “boludo de la semana”. “No nos unen las formas, nos une el modelo”, dijo el Ministro de Obras Públicas, uno de los pocos Albertistas sobrevivientes, intentando explicar quién sabe qué. No aclare que oscurece, solían decirme las maestras cuando abundaba en explicaciones poco claras.

Yo intento encontrar un “modelo” en todo esto. Intento encontrar alguna línea lógica, una filosofía, un norte, aunque sea geográfico. Mi viejo era peronista, por rebeldía, para hacer enojar a mi abuelo, para avergonzarlo. ¿Qué diría mi viejo si viera a esta gente?

Sergio Massa usó la festividad para anunciar que está empezando a trazar acuerdos con 20 empresas de consumo masivo para congelar precios por 90 días, declarando que no cree en los congelamientos de precios y en las medidas mágicas. Raro. Che, yo empiezo a preocuparme feo. ¿Nadie se da cuenta de lo desquiciado que todo esto empieza a ser?

Manzur avisó que se baja en la próxima.

Encaramos lo que queda de la semana. En estos días la agenda judicial de Cristina empieza a complicarse y llegan momentos de definición en la Causa Vialidad, pero también en otras causas con sobreseimientos absurdos, ahora sujetos a revisión como “Los Sauces – Hotesur” y “Memorandum con Irán”, la inflación no afloja, la sequía arrecia, Europa enfrenta un invierno de pesadilla entre la crisis energética, la guerra y la amenaza nuclear, Gallardo se fue de River y Boca parece que “gallinea”, tal vez Racing nos de alguna alegría. Buena semana para todos…