No funciona el ascensor del hospital Heras

En el Heras «no se calientan por nada», dijo un operario del hospital. El nosocomio tiene el ascensor roto «y los pacientes tienen que subir las escaleras a gachas porque neurología está en el segundo piso».ascensor heras

El hospital Felipe Heras sigue sumando su mala fama con respecto a las cuestiones edilicias. El 11 de septiembre de 2014 ingresó a diputados un proyecto que promulgue la situación de emergencia estructural del nosocomio.

Sin embargo, nadie aprobó el proyecto y quedó en la nada. Mucho más adelante en el tiempo, una empleada del lugar envió fotos de la situación que se vive en el sector de salud mental.

Ayer se conoció otra denuncia, que quizás no se cree que tenga gravedad hasta que se contempla todo lo que ello implica: el ascensor del lugar no funciona, publicó www.elentrerios.com. Para transmitir la situación, la movilera de Oíd Mortales Radio, Belén Fedullo, se hizo presente y dialogó con uno de los operarios técnicos del lugar, José Martínez.

El obrero manifestó que «la situación del hospital es mala porque no anda el ascensor, los médicos del primer y segundo piso tienen que subir por la escalera con sus pacientes. En el segundo piso se encuentra neurología y los que deben ir a la sala tienen que subir a gatas y bajar incómodamente a hacerse rayos X, porque ni siquiera se puede llevar el sistema portátil por las escaleras. Estamos haciendo todo a pulmón, bajar los tachos de comida, la ropa para lavar, bajar los pacientes en camillas… Nadie se hace cargo, nadie hace nada por este hospital».

Comentó después hace cuánto está así el ascensor: «hace un mes y medio que no anda, y he visto operarios que vinieron a arreglarlo pero no pudieron. El ascensor es viejo, yo entré hace 20 años y ya estaba este aparato para mejorar la atención de los pacientes».

Agregó también que «este hospital se ha convertido en tierra de nadie. Está bien que es un lugar viejo, pero nadie hace nada por mantenerlo usable. Es obvio que va a haber partes rotas pero nadie se hace presente para arreglarlo. El hospital tiene un montón de gente en la dirección y nadie se encarga de recorrer el hospital para ver las falencias en el hospital y así encomendarnos a nosotros el material y las tareas a realizar. Hacemos reuniones en la dirección, pero los operarios del hospital no tenemos participación porque a nadie le interesa nuestra calidad de trabajo. Si tuviéramos participación en las reuniones podríamos transmitir lo que necesitamos y lo que pasa y así colaborar».

Más tarde transmitió la cruel imagen de todos los días: «no tengo una estadística oficial, pero recorro el hospital todos los días a la mañana y son muchos los pacientes que vienen y no pueden caminar, los que entran en camilla o en silla de ruedas, entran fracturados, y tienen que subir escaleras porque el ascensor no funciona. Muchos dicen que la calidad de atención es buena y por eso vienen, pero los directores no se encargan del estado del edificio».

Finalizó diciendo que «yo creo que el problema de los operarios no va con tener problemas personales con la directora del hospital (Dra. Chiapas), nosotros ponemos la mejor predisposición para sacar adelante al hospital, pero no sé el motivo por el cual no recorren el hospital o no ven lo que está roto. En sí, hablando mal y pronto, ellos no se calientan por nada».