Plan platita «caliente» de Massa: se pagarán 45.000 pesos

El bono de fin de año, requerido hace tiempo por el ala más dura del kirchnerismo, se dividirá en 2 cuotas de 22.500 en los meses de noviembre y diciembre; comenzará a pagarse desde el 14/11 con el DNI; el Gobierno solo atina a imprimir; el fracaso económico del Gobierno de Alberto Fernández deja un saldo de excluidos cada vez más grande

El plan platita "caliente" de Massa acelerará por cierto la inflación
El plan platita «caliente» de Massa acelerará por cierto la inflación

“Con la Directora Ejecutiva de Anses, Fernanda Raverta, coordinamos la implementación de la inscripción para el Refuerzo Alimentario para Adultos sin Ingresos que comenzará el 24 de octubre. Será de 45.000 pesos en 2 cuotas de 22.500 en los meses de noviembre y diciembre”, tuiteó el titular del Palacio de Hacienda.

“Podrán acceder personas de entre 18 y 64 años que no perciban ingresos, asistencia del Estado o tengan bienes registrados y se gestionará sin turno en las oficinas de Anses, comenzando a pagarse a partir del 14 de noviembre por terminación de DNI”, dijo el tigrense.

El plan platita 3, bono o “refuerzo de ingresos”, como lo llamó Massa, surge del decreto 576 del 4 de septiembre pasado. Es la norma que creó al “Programa de Incentivo Exportador” que dio lugar al “dólar soja”, por el que el gobierno obtuvo durante septiembre unos USD 8.200 millones que le dieron cierto alivio temporal al Banco Central.

Según el texto de la norma, el esperado repunte en las ventas de soja y sus derivados por parte de los productores como resultado del incentivo de un tipo de cambio diferencial de $200 generaba la posibilidad de destinar parte de la recaudación generada por retenciones a las exportaciones a paliar la situación social. El artículo 9° de la norma establece la creación de un Fondo Incremento Exportador para financiar “una prestación monetaria extraordinaria no contributiva y de alcance nacional que asegure una adecuada alimentación para las personas en situación de extrema vulnerabilidad”.

Está claro que el Superministro solo atina a emitir, generando más inflación, en su lucha contra la inflación. El dólar soja, una medida polémica que no trajo otra cosa que un alivio temporal que ya se ha evaporado, hizo que el BCRA imprimiera 7800 millones de pesos extra, que están engrosando el circulante en un contexto de aceleración inflacionaria fuera de control.

“Hay una decisión de avanzar en los grupos de mayor riesgo con un refuerzo alimentario para adultos mayores, sin ningún ingreso, en noviembre y diciembre para que puedan acceder al mínimo básico alimentario”, dijo Massa días atrás, anunciando una medida que no es otra cosa que la materialización del fracaso económico del Gobierno de Alberto Fernández, que deja un saldo de excluidos cada vez más grande.

¿Cómo se chequea que se cumplan las condiciones?

Como se mencionó, los beneficiarios no podrán tener ingresos laborales propios ni ingresos de prestaciones del Estado. En resumen, no deberán contar con:

– Trabajo registrado (relación de dependencia, autónomos, monotributo, monotributo social y casas particulares).

– Jubilación o pensión

– AUH, AUE o Asignaciones familiares

– Progresar.

– Planes sociales (por ejemplo, Potenciar Trabajo) Prestación por desempleo.

– Obra social o Prepaga.

“Además, se va a cruzar información de otros organismos para realizar cruces patrimoniales y de consumo, a fin de determinar nivel de vulnerabilidad, con el objetivo de llegar a quienes más lo necesiten”, detalló Economía.