Putin ofrece gas a cambio de flexibilizar sanciones

«La pelota está en la cancha de la UE» si desea el suministro de gas, aseguró el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Ante la inminente llegada del invierno, el mandatario presiona para que Occidente flexibilice las sanciones contra Moscú a cambio de reanudar el flujo de hidrocarburos, cuya reducción dispara los precios.

Ante la inminente llegada del invierno, el mandatario presiona para que Occidente flexibilice las sanciones contra Moscú
Vladimir Putin presiona a Europa ante la llegada del invierno. Si quieren gas, espera que flexibilicen sanciones

En el marco del foro internacional Semana Rusa de la Energía, que se desarrolla en Moscú, Putin aseguró este 12 de octubre que está dispuesto a restaurar el suministro de gas a Europa a través de un enlace que se mantiene intacto del gasoducto Nord Stream 2, con destino a Alemania bajo el Mar Báltico.

Pero el líder del Kremlin exige levantar el tope en el precio del petróleo ruso que Occidente pide en respuesta a la invasión de Moscú a Ucrania.

«Si los precios del petróleo de Rusia u otros países son limitados y se introducen topes de precios artificiales, inevitablemente empeorará el clima de inversión en el sector energético mundial y luego conducirá a la escasez mundial de recursos energéticos y su costo aumentará. Esto, repito, golpeará a los Estados más pobres», desafió.

El mandatario ruso parece tener el as bajo la manga luego de que la semana pasada la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP+) le diera un espaldarazo al anunciar que reducirá la producción de crudo, pese al intenso cabildeo de Estados Unidos para evitarlo. La medida pone a Occidente contra las cuerdas, ya que empeoraría la actual crisis energética que dispara la inflación.

«No proporcionaremos recursos energéticos a países que limiten sus precios (…) aquellos que prefieran los trucos de los tramposos y el chantaje desvergonzado a las asociaciones comerciales y los esquemas de mercado. Hemos estado viviendo en ese entorno político durante décadas; quiero decir que no nos infligiremos pérdidas a nosotros mismos», advirtió el líder del Kremlin.

Durante su intervención, el presidente ruso volvió a acusar a Estados Unidos de estar detrás de las explosiones que destrozaron ambos enlaces del oleoducto Nord Stream 1 y uno de los dos enlaces del oleoducto Nord Stream 2, causando una fuga masiva de gas y dejándolos fuera de servicio.

«No hay duda de que el sabotaje de los oleoductos Nord Stream 1 y 2 es un ataque terrorista internacional destinado a destruir el suministro de energía», dijo Putin.

Sin embargo, Washington y la UE señalan a Moscú de ocasionar el “sabotaje” y usarlo como un arma más de guerra en un intento por repeler la oposición internacional al conflicto que Putin ordenó contra su vecino país el pasado 24 de febrero.

Lejos de reconocer responsabilidades por el conflicto que lanzó, Putin aseguró que su Gobierno no tiene nada que ver con los altísimos precios de la energía que enfrentan los europeos de cara al invierno. En cambio, culpó a Occidente de avivar una crisis energética mundial, tras las sanciones que emitió en su contra.

“Rusia es uno de los actores clave en el mercado energético mundial. En términos de producción de petróleo y gas, generación de electricidad y producción de carbón, nuestro país se encuentra entre los líderes. A pesar de las sanciones y el sabotaje de la infraestructura, no tenemos la intención de ceder nuestra posición (…) La producción de petróleo de Rusia ya ha superado la recesión e incluso es ligeramente superior al nivel del año pasado. Planeamos que, hasta 2025, las exportaciones y la producción total de petróleo en nuestro país se mantengan sobre el nivel actual», sostuvo.