Sergio Urribarri: ¿solidaridad con Cristina o piedra al cuello?

Emiliano Damonte Taborda

Después de la compleja tarde vivida el sábado bajo el departamento de Cristina, mientras la gente se retiraba lentamente, las cámaras de TN se concentraron en una figura que tal vez no todos conocían. Era el ex gobernador Sergio Urribarri, condenado a 8 años de prisión por corrupción, expresando su apoyo a la ex primer mandataria.

Sergio Urribarri y Cristina en tiempos menos complejos
Sergio Urribarri y la ex presidenta en tiempos menos complejos

Aparecía relajado, casi jocoso. Cuando las cámaras lo capturaron se rió ruidosamente. La tarde había sido larga y los eventos complejos, pero el ex Gobernador de Entre Ríos, recientemente condenado a 8 años de prisión e inhabilitado de manera perpetua para ejercer cargos públicos, estaba casi de paseo. Parecía feliz de aparecer en cámara.

¿Estrategia ventajosa para quién?

Es que su estrategia de victimización es muy similar a la que está estableciendo Cristina, y es probable que le haya parecido una gran idea hacerse ver en las inmediaciones de la esquina de Juncal y Uruguay. Pocos días atrás había twitteado:

“La operatoria que mostró el fiscal Luciani es calcada a la que soportamos en Entre Ríos. Fiscales que piden condenas luego de reconocer que no tienen pruebas, acusaciones sostenidas en relatos mediáticos, adverbios grandilocuentes que ocultan la orfandad de fundamentos…”

Yo me pregunto. ¿A Cristina le suma la presencia de Urribarri condenado? ¿A Urribarri condenado le suma ir a darle apoyo a Cristina?

Paralelismos

Debe reconocerse que hay paralelismos entre las causas. La Justicia consideró probado que el ex gobernador entrerriano direccionó contrataciones de publicidad del Estado provincial para fines particulares. Urribarri había armado un sistema para extraer dinero del Estado, que es lo mismo de lo que el Fiscal Luciani acusa a Cristina Kirchner, si bien es cierto que con una estructura mucho más modesta que la descripta en la causa Vialidad.

Por la misma causa, fueron condenados los ex ministros de Cultura y Comunicación, Pedro Báez, y de Turismo, Hugo Marsó, y el ex funcionario legislativo Juan Pablo Aguilera, entre otros notables.

El sueño entrerriano (El poder se construye con “caja”)

El juicio analizó varios episodios, como «El sueño entrerriano», que fue el slogan de la fallida campaña presidencial de Urribarri, o «Causa del Mercosur», sobre contrataciones por 28,4 millones de pesos para la organización del encuentro presidencial que se realizó en Paraná en 2014.

La Justicia determinó que buena parte de esos fondos tuvieron como destino la campaña política del ex gobernador, en línea con la idea kirchnerista de que el poder se construye con “caja”. El proceso judicial comenzó en septiembre último y se extendió por casi 50 audiencias hasta que este jueves se procedió a la lectura de la sentencia.

Sergio Urribarri: dime con quién andas…

Volviendo sobre la estrategia elegida por Urribarri, podría no ser la mejor. Para ninguno de los dos. Que un condenado por corrupción vaya a manifestar su apoyo podría funcionar con un puñado de seguidores radicalizados, pero difícilmente redunde en una mejora en la imagen de la vicepresidenta. Por otro lado, salir a apoyar abiertamente a Cristina parece ser un camino que solo puede profundizar su desprestigio. Es cierto que el ex gobernador no tiene muchas opciones. A esta altura para él, se trata de desaparecer por completo o ir hasta el final.

La foto d de Sergio Urribarri del sábado a la noche bajo la casa de Cristina, vista en perspectiva, parece la de una figura cuyo ocaso está decretado sin retorno, la foto de una medida desesperada, la de uno que ha perdido contacto con la realidad.

Facebook
Twitter
WhatsApp