La gente de a pie, no está preparada para sospechar lo absurdo

De Emiliano Damonte Taborda para elaguijonnoticias.com.ar

El mayor mérito del período de extracción de fondos del Estado kirchnerista, fue su condición de “absurdo”. Es que en general, la gente de a pie, no está lista para sospechar lo “absurdo”.

La gente de a pie no está preparada para sospechar "lo absurdo"
El mayor mérito de la maquina de extracción de fondos del Estado kirchnerista fue su carácter de «absurdo»
El Aguijón quedó perplejo con el fin de año que nos regaló el país.
 
Pero mucho más con el inicio de este nuevo…
 
Sumidos en la euforia mundialista comenzamos un nuevo período histórico. Hay cosas que consideramos importantes, estructurales, que superan la coyuntura, de la que es imposible escapar, pero sobre la que a veces intentamos pegar una mirada.
 

Tres períodos históricos

  1. 2003 – 2011 Período de la gran extracciónkierchnerista de fondos del Estado: Se perpetran hechos de corrupción a nivel industrial; se llevan a cabo las primeras denuncias
  2. 2011 – 2022 Período de reacción del sistema: la justicia lleva a cabo investigaciones complejas y serias; hay condenas que impactan contra funcionarios de los Gobiernos kirchneristas; se lleva a cabo el juicio por la obra pública en Santa Cruz que culmina con la condena a la ex presidenta Cristina Kirchner
  3. Período del vuelto: como una estructura mafiosa, los condenados, aún en el gobierno o con fuertes vínculos con éste, promueven acciones disciplinadoras, como en el caso de la Fiscal Goyeneche en Entre Ríos. La carga contra la Corte Suprema constituye un caso inédito. La «coparticipación» como justificación de lo aberrante.
 
Cuando las primeras denuncias contra Julio de VIdo y la máquina de choreo kirchnerista comenzaban a caer, recién nacía este siglo. La verdad es que se puede decir que el período de la gran extracción tuvo su pico entre 2005 y 2011.
Tras esos años, algunas investigaciones comenzaron a avanzar, a pesar de los obstáculos y las persecuciones de los que eran víctimas especialmente los fiscales. Comenzó un periodo de freno del choreo que culminó con el operativo “Borrar todo”, el desesperado intento por eliminar toda evidencia de la organización orientada al afano que funcionó como máquina de recaudación del kirchnerismo por una década entera al menos.
Las investigaciones fueron faraónicas, emprendimientos titánicos que debían establecer con claridad hechos que se encontraban escondidos detrás de maniobras de todo tipo.
Debe decirse que en realidad lo que hizo el kirchnerismo no fue muy prolijo…y eso al eso al final de cuentas ayudó a que todo saliera a la luz. Fue más bien una chanchada burda, que tuvo como mayor merito su condición de “absurdo”. Es que en general, la gente de a pie, no está lista para sospechar lo “absurdo”. Dale che, no se van a afanar un PBI en bolsos con “billetes termosellados”, no van a armar licitaciones con tres empresas del “cajero del Banco de Santa Cruz”, no van a cobrar una obra que nunca empezaron, no van a destruir todos los mecanismos de control del Estado. Nadie sospecha esas cosas mientras viaja en colectivo al laburo. La cuestión es que al final las investigaciones más pesadas y complejas, pero encaradas con mayor seriedad, terminaron llevando a muchos de los responsables del afano delante de un Tribunal, hubo juicio y hubo condena.
Ahora, después de la condena, es que empieza otro período histórico, que ya venía insinuándose en casos como el de la FIscal Goyeneche en Entre Ríos, por ejemplo. Ahora empieza a llegar la venganza de los condenados, el vuelto mafioso. Como en las películas. ¿Te metiste con nosotros? A menos de dos meses el Gobierno, cagandose en todas las necesidades reales de este país, en la imagen de mierda que tenemos y en informes que nos ponen al nivel de los países con peor calidad institucional del mundo (vease informe de Human right watch), empuja un tentativo de Juicio Político contra todos los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Tentativo que presumimos quedará trunco, pero que le hace un daño a la imagen de nuestra tierra que no tiene arreglo en el corto plazo. Estamos en la etapa del vuelto, y el vuelto es el vuelto de los desesperados. Serán capaces de cualquier cosa, el desprestigio será terrible y las consecuencias de la falta de gestión ya están a la vista. Año electoral, el Aguijón busca, en su estilo coloquial, dejar sentado su parecer, aunque a alguno le moleste, es más, esperando que a muchos les moleste, y los lleve a la reflexión. Porque al período de los vueltos, lo seguirá el de las consecuencias materiales, y ahí, agarrate Catalina.
 
No la tenemos fácil amigos. Felíz año nuevo, un poco atrasado, les desea El Aguijón
 

Facebook
Twitter
WhatsApp